Tortícolis muscular congénita

Por petición de unas mamis que sus peques tienen o han tenido tortícolis muscular congénita, hoy os contaré que es y os daré una serie de recomendaciones para hacer en casa en caso de que vuestros peques sufran de ella.

Se  trata de una deformidad del cuello que se presenta en el bebé recién nacido, en la que hay un acortamiento del musculo esternocleidomastoideo. Este músculo nace detrás de la oreja se dirige hacia delante, cruzando el lateral del cuello y llega hasta Clavícula y Esternón.

wp-1484661266216.jpg

 ¿Cuáles son los síntomas?

La posición característica es la inclinación de la cabeza hacia el lado lesionado asociado a un rotación hacia el lado contrario, es decir, la oreja de la parte lesionada se acerca al mismo hombro, mientras que la barbilla mira hacia el lado contrario.

Además puede acompañarse de asimetrías y aplanamiento craneal, alteración en el desarrollo psicomotriz, alteraciones de la capacidad visual, trastornos del equilibrio, dolor al estiramiento y a la movilidad del cuello, además se acompaña muchas veces de un bulto con forma y tamaño de una oliva en el trayecto del músculo lesionado

¿Por qué sucede?

La causa de la tortícolis congénita no se encuentra clínicamente comprobada, pero normalmente aparece ante partos traumáticos, mala posición del bebé en la barriga.

¿Cómo se trata con fisioterapia?

El tratamiento consiste en masaje, manipulaciones y ejercicios de estiramiento para recuperar la movilidad del cuello y relajar el músculo contracturado.

¿Qué podéis hacer en casa?: 

Otra cosa muy importante es que sigáis esta serie de recomendaciones postulares, esto junto con los ejercicios que os aconseje el fisioterapeuta son una parte importante del tratamiento de la tortícolis muscular congénita.

  • Situación de la cuna: Coloca la cuna de tal manera en la habitación para que gire la cabeza hacia el lado contrario de la lesión, así recibirá estímulos para girar la cabeza y realizará un estiramiento de la musculatura afectada y una correcta corrección postural.
  • En brazos, colocar al niño de manera, que para mirar, gire la cabeza en sentido contrario a la tortícolis. Otra opción es llevarlo de lado con nuestro brazo debajo de la cabeza, así ayudaremos a hacer un estiramiento.
  • Alimentación:
    • dar el pecho: de manera que la cabeza esté lo más corregida posible. Cuando se le dé de mamar del lado afectado, habrá que adelantar el pezón para que el niño/a lo busque de manera que corrija la postura del cuello.
    • biberón se le dará siempre por el lado contrario de la tortícolis.
  • Estimularle la corrección colocándole juguetes, hablándole o haciendo ruidos con el sonajero para que siga con la vista el objeto hacia el lado que nos interesa. Esto lo podemos hacer con el niño tumbado o sentado encima del adulto y sujetándole los hombros para evitar una rotación compensatoria del tronco.
  • Colocarlo boca abajo: Durante las horas en las que el bebé permanece despierto, es muy importante acostumbrarlo a pasar un tiempo tumbado boca abajo. Estimula al bebé con objetos que llamen su atención a modo de juego procurando que realice movimientos de extensión de la columna cervical.
  • Controlar la posición del niño mientras esté en la cuna o carrito y cambiarlas si es necesario, ya que las posturas incorrectas que puedan empeorar la tortícolis.
  • Cuando se le coloca en una silla para coche se le puede hacer un acolchonamiento en el lado afectado para obligar a que la cabeza se vuelva hacia el lado contrario.
  • Cuando se mantenga sentado moverle suavemente la cabeza hacia todos los sentidos, sobretodo insistiendo hacia el lado afectado que tiene mayor dificultad.
  • A partir del cuarto mes estimula a tu bebe con ejercicios de volteo hacia el lado contralateral de la tortícolis.

Pronóstico: Cuando la tortícolis se descubre en el recién nacido o durante los primeros meses de vida y el tratamiento y normas correctoras comienzan inmediatamente, la evolución suele ser muy satisfactoria. En un porcentaje muy alto de estos niños/as se consigue la corrección completa sin deformidades residuales.

En casos más graves, que no hayan respondido al tratamiento, o que se hayan diagnosticado con mucho retraso, puede ser necesario tratamiento quirúrgico que consistiría en una pequeña intervención de alargamiento del músculo.

Hasta el próximo post!

wp-1483958369677.jpg

 

Un comentario en “Tortícolis muscular congénita

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s